publicación digital geográfica

Evaluación ambiental. Impacto y daño

Está claro que el desarrollo actual del mundo no es sostenible en el largo plazo, aun reconociendo los enormes potenciales del mercado y de la innovación tecnológica. Tienen que plantearse nuevas ideas y estrategias para asegurarse de que las condiciones y las oportunidades de vida sean la mas adecuadas para una población en crecimiento y que se puedan reconciliar con la conservación de un clima viable y de los ecosistemas frágiles de los cuales depende la vida.

En el reporte del 2010 de la WWF, se indica que la huella ecológica humanidad se ha duplicado desde los años 60’s, mientras que el índice del planeta ha caído en un 30%. Esto implica que se tienen una fuerte demanda de recursos, que van desde alimentos, agua, energía, espacio para vivir, hasta la disposición de los desechos, incluyendo por ejemplo a las emisiones de bióxido de carbono, siendo que nuestro planeta únicamente tiene una biocapacidad limitada.

La historia reciente de la humanidad se ha caracterizado por la búsqueda constante de formas de producción mayormente industrializadas, que suponen mejores niveles de vida y de desarrollo, sin embargo se han obviado las limitantes de un medio ambiente que sufre de agresiones constantes, resultando una fuerte degradación continua, con altas probabilidades de llegar a su desaparición.

El desarrollo de los individuos se ha matizado a lo largo del siglo XX y el inicio del XXI, por la búsqueda constante de mejores niveles de vida y de desarrollo, sin embargo dichos niveles de vida y de desarrollo se han visto confrontadoscon los deterioros y perjuicios que éstos causan contra el medio ambiente. La agresión hacia su medio ambiental es tan vieja como la propia humanidad, lo que ocurre es que las actuales tecnologías han contribuido, de forma considerable, para acelerar esta tendencia.

La humanidad en su empeño de mejores y mayores niveles de ingreso, en su búsqueda por formas de producción mayormente industrializadas, ha olvidado las limitantes de un medio ambiente que se degrada y tiende al deterioro gradual hasta su desaparición. A pesar de que los nuevos modelos de crecimiento acelerado, implicaban el deterioro ambiental, la devastación de los recursos y el atentado contra la propia humanidad, esto pareció poco relevante, y la imagen de cientos de chimeneas arrojando humo representó por mucho tiempo el símbolo del progreso y la consolidación del poderío económico.

Desde 1789 con el inicio de la Revolución Industrial, fueron más de 150 años de Indiferencia Ecológica, de depredación irracional e inmisericorde de la tierra en favor de un modelo de crecimiento sostenido pero no sustentable que iba poco a poco atentando contra la propia humanidad.

La alteración de la tierra por los humanos es sustancial y continua en crecimiento. Aproximadamente entre un tercio y a mitad de la superficie de la tierra ha sido transformado por la acción humana; la concentración del bióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado en casi 30% desde el principio de la revolución industrial; más de la mitad de toda la agua dulce superficial accesible se ha usado por la humanidad; y cerca de un cuarto de las especies de aves en la tierra se han extinguido.

Además es necesario considerar que en la degradación del ambiente se forma una red intrincada de nexos sociales, económicos, culturales, políticos y biofísicos, a través del espacio y del tiempo, que están reduciendo la capacidad de la tierra para proveer de bienes y servicios. En la década de los años 60´s, se presentaron algunos trabajos que marcan el inicio de una conciencia ambiental derivada de años de perturbaciones al ambiente. En 1962, RACHEL L. CARSON publicó su obra titulada Primavera Silenciosa, este libro permitió a través de un lenguaje poético y de una presentación y manejo accesible de la compleja terminología y conceptos científicos, introducir a esa generación a la comprensión del ambiente, puede considerarse que esta obra actúa como “detonante ambiental social” que se reafirma con la publicación de su obra Sea around us.

La publicación de este libro desató múltiples reacciones, desde investigaciones profundas en Estados Unidos por el uso de pesticidas hasta la crítica por los grandes industriales de la industria Química que la tachaban de “mujer histérica”. La trascendencia de este libro fue el desencadenamiento del interés ambiental en una generación que se caracterizó por el cambio.

Posteriormente en 1968 se publica el artículo La tragedia de los comunes artículo hace una reflexión sobre la disponibilidad finita de los recursos naturales y la carga poblacional que la humanidad le están inflingiendo, asimismo se hace una llamada de atención sobre la necesidad de legislar en materia ambiental como respuesta a la falta de previsiones razonables para evitar un colapso del planeta.

Beatriz Adriana Silva Torres

descargas para el texto “Evaluación ambiental. Impacto y daño”
Texto completo

Mirá esta novedad

Geografía Rural – Objeto y fundamentos

El espacio rural analizado por la geografía. La interrelación de componentes y presencia humana El …