publicación digital geográfica

Población y regiones geográficas

Vista parcial del parque nacional Talampaya

Distribución de la población:

En general, la población se distribuye por la acción de factores geográficos, históricos, económicos y políticos. Dentro de los factores geográficos, clima y suelo, las formas del relieve (que facilitan o dificultan las comunicaciones), la vecindad o lejanía de las grandes vías fluviales, y la disponibilidad de agua potable, influyen decisivamente en la concentración o dispersión de la población. Sin duda, la conjunción más favorable de estos factores se advierte, por ejemplo, en la Región Pampeana y la menos favorable en zonas como la nuestra.
En el caso particular de nuestra provincia, la característica sobresaliente es la escasez de precipitaciones (lluvias), que en la mayor parte del territorio rondan los 400 mm. Anuales. Así, la población se concentra sólo en los lugares donde la disponibilidad de agua asegura su aprovisionamiento, para la población y para las actividades agrícolas – ganaderas. Desde luego esto sucede en los valles (oasis), en las quebradas y en el caso de los Llanos riojanos, los habitantes recurren a su almacenamiento en diques y en represas.

Si consideramos la incidencia de estos factores geográficos con un poco más de detalle sobre el territorio de La Rioja, desde el Sur, en el límite con la provincia de Córdoba, encontramos una zona salina (salina La Antigua), en un ambiente seco, por lo tanto no existe oasis que puedan albergar alguna población. También existen varios bajos o depresiones, llamados “barreales”, donde el agua se acumula luego de las tormentas por existir un suelo arcilloso y el agua no es apta para el consumo humano, aunque sí para los animales. Ya en los Llanos propiamente dichos se practica la ganadería a campo abierto y la población tiene apoyo de las represas en las cuales se capta el agua para la larga sequía invernal.
Luego de atravesar esta zona de los Llanos, hacia el poniente, se encuentran los cordones orográficos del Velasco, de los Llanos, Malanzán, Chepes, Minas y Ulapes que, con dirección Norte – Sud, van desde el límite con Catamarca hasta el límite con San Luis. Estas montañas consiguen captar humedad, especialmente en las laderas ubicadas hacia el Este, y dan origen a pequeños arroyos y vertientes que hacen posible la radicación de grupos humanos en sus oasis. Allí se observa una práctica agrícola bajo riego y los terrenos, al estar más elevados, hacen disminuir la temperatura y ser confortables para el hábitat. Al pie de estos cordones se ubican las ciudades de La Rioja, Chamical, Olta y Chepes. Luego, la sierra de Velasco (frente a la ciudad de La Rioja), se bifurca formando un valle central en los departamentos de Sanagasta, Castro Barros y Arauco.

Traspuesto el Velasco, se llega al valle de Chilecito-Famatina, llamado también Antinaco-Los Colorados, que está limitado al Oeste por las sierras de Famatina. Acá existen nieves eternas, por la altura de los picos montañosos, que al derretirse proveen agua al valle, tanto a nivel de superficie como en las napas freáticas, lo cual es utilizada para riego agrícola y consumo humano. En esta zona son numerosas las localidades existentes, destacándose la ciudad de Chilecito que es el segundo centro urbano más importante de la provincia.
Hacia el Oeste del Famatina se encuentra el valle del río Bermejo, con algunas poblaciones importantes como Villa Unión, Vinchina y Guandacol. La actividad predominante de esta zona es la agricultura pero su desarrollo se halla condicionado por la distancia de los centros de mayor consumo. Los cultivos que resaltan son la vid, olivo, frutas de carozo y algunas zonas con alfalfares que se destinan a producir semilla. Hacia el poniente de este valle, se encuentra un sector densamente montañoso que llega hasta el límite con Chile. Se trata de un desierto de altura convertido en expulsor de la poca población que tienen.

Las regiones en nuestra provincia:

La Rioja aplica en el manejo de su territorio el principio federal. Principio que fue sostenido tanto por sus caudillos como por sus hombres de ciencia. Su espacio está constituido por 18 departamentos, con igual número de municipios. Para fijar los límites departamentales, en parte, se han tomado como referencia accidentes orográficos y en otros se han respetado las antiguas jurisdicciones de la época colonial.
La división política actual se basa en el Decreto provincial del 25 de octubre de 1894, ratificado por la Constitución Provincial de 1986, que en su artículo 6º establece “…los límites no podrán ser modificados sin consulta popular de los departamentos involucrados”. Con anterioridad a este Decreto del año 1894, sólo había siete departamentos: Capital (incluyendo Sanagasta), Famatina, Llanos de la Costa Baja, Llanos de la Costa de Arriba, Guandacol, Vinchina y Costa de Arauco, tal como figura en el censo general del año 1855.

Al territorio riojano le fueron apareciendo varias problemáticas en cuanto a la forma o manera de agrupar los 18 departamentos. A tal punto que un momento se los agrupó de acuerdo a la disposición del relieve montañoso; también se los solía incluir divididos en dos grandes regiones: la región de valles y montañas al centro y al Oeste, y la de los Llanos al Oriente y Sud. Sin embargo, tal organización no fue suficiente por las particularidades que ofrecen sus condiciones naturales, su desarrollo económico y la idiosincrasia de sus habitantes. Por estas razones en el mes de diciembre de 1995, por medio de la sanción de la Ley 6.132, la provincia efectuó una regionalización del territorio basada en criterios geográficos y con la finalidad de optimizar la distribución de los recursos disponibles. De este proceso surgieron las seis regiones que se exponen a continuación:

REGION 1 – Valle del río Bermejo

Comprende a los departamentos: Coronel Felipe Varela, General Lamadrid y Vinchina. En líneas generales, se trata de una región aquejada por el aislamiento y el éxodo de sus habitantes, que se radican preferentemente en la Capital por razones de trabajo, salud o estudio. Es productora de vid, olivo, frutas y alfalfa, contando con algunas poblaciones importantes como Villa Unión, Vinchina y Guandacol.

REGION 2 – Valle del Famatina

Comprende a los departamentos: Chilecito y Famatina. Esta región es la de mayor producción económica de la provincia, apoyada por su desarrollo agrícola y la industrialización de la uva. Esto se puede lograr porque cuenta con aceptables caudales de agua para riego provenientes de los deshielos de los nevados del Famatina. También se producen nueces, frutas de carozo y hortalizas. Los programas de desarrollo económico aplicados dentro de esta región, en distintas, épocas, han sido favorables por las condiciones que presenta el suelo, el clima y los recursos hídricos.

REGION 3 – Norte

Comprende a los departamentos: Castro Barros, Arauco y San Blas de los Sauces. Dentro de esta región, desde el punto de vista económico, se destaca la producción de cultivos tradicionales como el olivo y la vid, esta última en menor escala. La mayor parte de la producción de aceitunas provenientes de las fincas de Arauco está destinada a abastecer el mercado nacional y algunos de países limítrofes, como el caso de Brasil. Si bien la ciudad de Aimogasta, cabecera departamental, ha tenido un aceptable crecimiento como centro urbano en estos últimos años, el resto de las localidades de la región mantienen un estancamiento que se intenta revertir a través de la promoción turística. Esto es lo que ocurre con las localidades del departamento San Blas de los Sauces y Castro Barros, donde se encuentra la conocida “costa riojana” y pueblos de renombre como Pinchas, Chuquis, Aminga (cabecera departamental) y Anillaco.

REGION 4 – Capital

Comprende a los departamentos: Capital y Sanagasta. Existe una gran diferencia socio económica entre estos dos departamentos. El departamento Capital cuenta, por ejemplo, con poco más de 180.000 habitantes, mientras que Sanagasta apenas llega a tener 2.300 habitantes. Estos datos pueden ser verificados y corregidos por los censos posteriores. Si bien Sanagasta es una población que ya existía antes de la llegada de los españoles y donde los aborígenes vivían de la práctica agrícola, desde hace algunas décadas ha cambiado su orientación económica para convertirse en una especie de villa de veraneo, donde los habitantes de la capital se trasladan en busca de alivio ante las jornadas calurosas que deben soportar.
Prácticamente su economía es dependiente de las variaciones que se registran en la capital. Tiene un desarrollo comercial ínfimo y variable, y produce vid en una escala muy baja. En suma, el aporte del turismo suele resultar un aliciente para sus pobladores. Con respecto a la Capital, es el centro neurálgico (dentro de las limitaciones que somete la aridez), de las actividades políticas, administrativas, comerciales, financieras, industriales, transporte, ocio, educación y salud, entre otras. Tiene un desarrollo económico importante para la región ya que cuenta con un parque industrial activo; y en estas últimas décadas un desarrollo interesante de áreas de cultivos que explotan el olivo y otros exóticos. También la práctica ganadera ha tenido un cierto auge gracias a la introducción de nuevas especies que mejoran la producción. En todos los casos, las actividades productivas suplen la falta de agua proveniente de las lluvias por la extracción de la misma desde las napas del subsuelo. Es decir el empleo de riego por goteo casi en todos los casos.

REGION 5 – Llanos Norte

Comprende a los departamentos: Chamical, General Belgrano, Ángel Vicente Peñaloza e Independencia. Dentro de esta región hay un predominio de relieve de planicies que rodea a los cordones orográficos pertenecientes a las sierras de los Llanos. Es la región del monte con la típica sequía invernal y el déficit hídrico durante todo el año. La población se asienta dispersa en los Llanos y la producción casi en su totalidad está dedicada a la ganadería. Cuenta con dos ciudades importantes: Chamical y Olta, que a lo largo de estas décadas han crecido moderadamente, pero no han logrado revertir el éxodo de la población a otros centros más desarrollados.

REGION 6 – Llanos Sur

Comprende a los departamentos: General Ortiz de Ocampo, General San Martin, General Juan F. Quiroga y Rosario Vera Peñaloza. Abarca a los Llanos propiamente dichos, acuciados por la importante sequía que limita la actividad productiva ganadera de la región. La ciudad de Chepes constituye el centro urbano más importante donde la cantidad de habitantes apenas llega a los 15.000. La falta de agua se llega a suplir con la presencia de represas y diques, como el de Anzulón que provee a las actividades agrícolas y ganaderas. Es un área que está afectada, como el resto de los Llanos, por el éxodo poblacional.


Mirá esta novedad

Datos e información territorial

De manera preliminar y tal como apreciamos en los comentarios sobre las Regiones Formales de …