publicación digital geográfica

REDES CONCEPTUALES – Dra. Lydia Galagovsky Kurman

Las Redes Conceptuales presentadas como ejemplos en este libro han sido consensuadas por grupos de profesores y, muchas de ellas, construidas juntamente con alumnos. Esto no significa que cada Red presentada sea la única y definitiva versión posible. Muy por el contrario, cada especialista podrá discutir la validez y la precisión de las oraciones nucleares allí escritas; y, esta posibilidad de interacción, es uno de los pilares del conjunto de ventajas de este instrumento.

Para la lectura crítica de cada Red Conceptual presentada, la autora sugiere que se tengan en cuenta las siguientes pautas:

1) En toda Red Conceptual puede haber partes de contenido semántico superficial. El corte conceptual o semántico de sus oraciones estará en coherencia con el nivel de profundidad conceptual acordado para la población de estudiantes con quien se trabajará.

2) Cada profesor, o grupo de profesores y/o alumnos que construyen una Red Conceptual, le imprimen a la misma su forma particular de relacionar conceptos. Evidentemente, hay conceptos dentro de cada disciplina ligados a determinados otros. Pero la libre asociación de conocimientos, la forma individual de construir dicho conocimiento, el interés por explicitar relaciones conceptuales interdisciplinarias y/o de, integrar conceptos que parecían aislados, son los factores vivos y cambiantes que hacen de las Redes Conceptuales un instrumento general, absolutamente adaptable a diferentes usos, estilos y necesidades.

En algún lugar, en este preciso momento, alguien que estuvo pensando largamente sobre la resolución de algún problema descubre, de pronto, con un destello de intuición, la respuesta correcta. Si supiéramos más sobre los procesos mentales con los que contamos para comunicarnos, aprender, recordar, asociar y resolver, estaríamos acercándonos a la posibilidad de mejorarlos y, aun, de construir mayores habilidades intelectuales en tiempos menores de aprendizaje.

Los psicólogos del aprendizaje proponen teorías y modelos que pueden aportar técnicas y estrategias para facilitar el aprendizaje y las habilidades humanas y, en último término, mediante su aplicación universal, moldear al mundo en que vivimos.

Las ideas filosóficas y religiosas acerca de la naturaleza del pensamiento inteligente fueron transformándose desde la segunda mitad del siglo XIX en ideas sobre psicología del aprendizaje, conjugándose modelos teóricos basados tanto en experiencias de laboratorio con animales, como en el avance del conocimiento científico anatómico-fisiológico del cerebro; o bien, en el estudio de análisis de casos como ocurrió para el desarrollo de teorías psicoanalíticas.

Resulta llamativo que quizás en ningún otro terreno de la psicología se hayan opuesto tanto entre sí las posiciones de los principios teóricos, ni hayan surgido debates tan acalorados como entre los teóricos del aprendizaje, particularmente entre los conductistas rigurosos y los humanistas cognitivistas.

Los conductistas sostienen que los comportamientos son provocados por hechos (estímulos) que se dan en nuestro medio, y los humanistas cognitivistas afirman que somos capaces de efectuar “elecciones libres”. Estas posturas tan disímiles, basaron sus experimentos en técnicas diametralmente diferentes. Los conductistas, al considerar que la mente humana nace como una tabla rasa, sobre la cual se inscribe la experiencia y el conocimiento, orientaron sus investigaciones en discernir qué tipo de estímulo es el más adecuado para lograr cierta conducta, y cuáles son las condiciones óptimas de la aplicación de dicho estímulo para lograr su asociación con la respuesta deseada.

Los conductistas decidieron que los procesos mentales, a través de los cuales se organizarían las asociaciones, no eran su objetivo de estudio, asimilando la imagen del cerebro a la de una caja negra. Por otro lado, los investigadores de la ciencia cognoscitiva se apartaron de este modelo para indagar: sobre los procesos mentales que median entre la entrada del estímulo (input) y la expresión de la respuesta (output). El hecho de desestimar una simple concatenación refleja entre el estímulo y la respuesta conductual implicó elaborar técnicas y estrategias para detectar e identificar procesos mentales intermedios, pretendiendo que los mecanismos cognitivos inherentes a la compleja mente humana se volvieran transparentes al entendimiento humano.

Un área de la investigación actual en ciencia cognoscitiva conjuga el esfuerzo de quienes se ocupan de la inteligencia artificial y de la lingüística -para resolver los problemas referentes a la representación del significado- y de los aspectos estructurales y de procesamiento del lenguaje, el conocimiento y la solución de problemas.

La investigación en este campo se orienta a saber cómo se organiza el pensamiento para ser almacenado, recuperado y empleado y cómo la experiencia previa de una persona y el conocimiento adquirido, modifican la percepción, la comunicación, el aprendizaje y la ejecución de tareas.

Las redes conceptuales fueron ideadas por L. R. Galagovsky en 1993. Al igual que las otras técnicas estudiadas, son medios para lograr un aprendizaje significativo a través de la creación de estructuras de conocimiento.

Como resultado de las investigaciones han surgido algunos instrumentos gráfico-semánticos tendientes a decodificar y a manifestar la génesis y el funcionamiento de determinados procesos mentales. Dichos instrumentos, aunque muy diferentes entre sí, en lo relativo a su origen y aplicaciones, suelen confundirse o desfigurarse cuando se intenta aplicarlos a situaciones de enseñanza-aprendizaje.

Lydia Galagovsky Kurman

Dra. Lydia Galagovsky Kurman

descargas para el texto REDES CONCEPTUALES
Texto Completo

Mirá esta novedad

Dr. Ramón José Díaz

GEOECONOMIA RIOJANA – Dr. Ramón José Díaz

as actividades humanas que tienen como protagonista a una comunidad, políticamente organizada, se desarrollan en …