publicación digital geográfica

Reflexiones acerca del territorio en tiempos de globalización

Boletín de Estudios Geográficos N° 404  Lorena Angélica Higuera

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo es una invitación a que reflexionemos en torno a diversos constructos teóricos que definen y abordan el Territorio, emergentes en las últimas décadas del siglo XX, en el campo de las ciencias sociales. Debates que nos abrieron nuevos interrogantes y también cerraron antiguas formulaciones en relación al abordaje y análisis del territorio.

La primera parte del informe se estructura en el análisis de las conceptualizaciones teóricas en torno al territorio, tomadas como aportes medulares los debates teóricos que vienen dándose en las ciencias sociales en general y en las geografías críticas en particular.

Hasta aquí, solamente diremos que en el recorrido de estas reflexiones en torno al territorio, tendremos dos considerandos previos: por un lado la construcción de tiempos sincrónicos/diacrónicos que se materializan a múltiples niveles escalares (subnacional- nacional-supranacional) y por otro lado, el de las dimensiones: socioeconómicas, político-institucional y simbólico-cultural.

A nuestro modo de ver, ambas consideraciones permiten distinguir: las distintas escalas que se configuran, prácticas globales en distintos tiempos de construcción; así como también los contenidos y significados específicos de las dimensiones que le otorgan formas – contenidos particulares a los territorios.

En la segunda parte, nos permitiremos pensar a los territorios inscriptos dentro del proceso de globalización. Es decir, en el territorio se materializan formas – contenidos – con funciones (Santos, 1982) que le son particulares y le otorgan el sello de impronta local, pero que temporalmente y multiescalarmente se interconectan con otros territorios asignándose una impronta global. Por lo tanto, no cabe duda que en el estudio de los territorios y los procesos socio económico, político y cultural que lo significan, nos exige en tiempos presentes, concebir las complejas y multicausales lógicas de la globalización.

En la tercer parte, teniendo como referencia un estudio de caso, señalaremos el proceso de territorialización como un “todo” en el que se entremezclan instancias de desterritorialización y/o reterritorialización.

TERRITORIOS, EN TIEMPOS DE GLOBALIZACIÓN

En los últimos años expresiones tales como “global”, “globalización” o “mundo globalizado”, son frecuentes no tan solo en los círculos académicos, sino también expresiones mediáticas, incluso expresiones de tipo cotidianas entre los individuos; en el sentido que comunican e informan algo; de este modo el mundo se nos presenta como un todo cada vez más referencial e incluso indisociable. Dicho esto, a continuación se intentara justificar la necesidad del uso del proceso de “globalización” en el análisis de los territorios.

Como primer argumento de orden referencial, será connotar el uso de cambio de escala, es decir, la utilización que con frecuencia se realiza de la noción de escala global como la totalidad de extensión de la superficie terrestre del globo, a partir de territorios y lugares diferentes a escalas inferiores. Aunque, hablar de escala global no implica una eliminación de los demás niveles intercalares (supranacional -nacional- local); menos aún una homogenización escalar, sino más bien, en tiempos presentes no podemos dejar de pensar a escala global aunque nos estemos remitiendo a estudios locales. Incluso, es legítimo pensar en la redes de interconexiones escalares (reales y/o simbólicas) que se hacen presente en los territorios. En este cambio de escalas, la globalización participa del complejo juego de las métricas que la hacen posible.

Al respecto de este tópico, Levy, nos comenta que el individuo -con su cuerpo- y el Mundo son dos límites que entran en una relación puesto que, a partir de ahora, el primero tiene acceso al segundo y puede convertir esta disponibilidad en un elemento de su universo personal. El Mundo forma parte integrante de los mundos de los humanos (Hiernaux y Lindón.2006:277). El uso de este entramado escalar nos presentan nuevos enlazamientos que nos obligan a remitirnos desde lo global a lo local y viceversa. De todas formas, las estructuras de las escalas influyen sobre cada uno de sus niveles: como nivel último el individuo. Ciertamente se podría pensar que el Mundo se encuentra en una situación en la que nunca antes conocieran del todo como objeto más limitado, como lo fueran las sociedades locales o nacionales. Pero también, el mundo engloba todo y se resignifica a partir de lo que lo contiene y se puede hablar de nuevos marcos de relaciones en las que adquieren significado: los niveles interescalares, el tiempo y los actores sociales en sus entramados, dimensiones e interconexiones.

En segundo orden señalaremos que a diferencias de otros tiempos, los tiempos presentes se caracterizan por estar más interconectados, por el avance e impulso científico-técnico-informacional y por la movilidad que tienen los capitales y los sujetos al igual que los flujos de información. Hoy podemos estar conectados al instante por medio de Internet o informados de lo que está aconteciendo en los lugares más lejanos del globo por medio de los mass media. El punto sería, en cierto sentido, tratar de pensar globalmente, sin dejar de articular el/los nivel/es escalar/es de análisis.

En otro orden referiremos a los fenómenos económicos y políticos institucionales que son los que frecuentemente se asocian al proceso de globalización. Y esto se explica con la trasnacionalización de capitales y empresas, con las cadenas globales de artículos, con la economía microelectrónica, etc. En cuarto lugar, advertiremos la idea de globalización como proceso. En el sentido que hoy los individuos pueden conocer “la tierra” en su totalidad, en el sentido que no queda ningún rincón del planeta tierra sin conocer por el desarrollo de la técnica primero y la tecnología después. Este proceso se inicia desde el siglo XVII y se extiende hasta el presente actual, tomando como punto de partida el colonialismo que a decir de Giddens “fue un proceso crucial en la transformación del mapa social y cultural del globo, tal como hoy lo conocemos” (2006: 61).

“La globalización se crea por la conjunción de una serie de factores políticos, sociales, culturales y económicos. Sobre todo, se ha visto impulsada por el desarrollo de unas tecnologías de la información y de la comunicación que han intensificado la velocidad y alcance de las interacciones que establecen las personas por todo el mundo.” Giddens, Anthony (2006:69).

Por último subrayaremos que muchos son los textos que refieren al proceso de globalización, y todos ellos señalan, que debe ser tomado en cuenta para pensar la realidad en la que nos encontramos inmersos como actores sociales en constructos sociales permanentes, en donde el Territorio incorpora dinámicas de desterritorialización -reterritorialización, de maneras simultáneas y en ocasiones sólo se legitima una de ellas. Pero antes de avanzar con este punto, resaltaremos como marca registrada que refiere y adjetiva los tiempos presentes: globalización.

A modo de ayuda memoria realizaremos una tipología referencial que nos remita a la globalización:
 como proceso
 como juego de escalas (local- regional- global)
 aceleración en los avances científico-técnicos e informacionales
 transnacionalización de la económica junto con su comportamiento virtual y acelerado
 imperiosidad de su tratamiento en los estudio de las sociedades actuales

En otras palabras, la globalización se nos presenta como un creciente proceso de internacionalización que logra una suerte de aceleración desde finales del siglo XX con la participación intermitente y continua de circulación de bienes, individuos y capitales, sellado por el avance de los medios científicos – técnico – informacional.

Dentro del horizonte conceptual de ¿Qué es la globalización? Beck refiere que para dar respuesta a tal interrogante es preciso distinguir las diferentes dimensiones de la globalización: las dimensiones ecológicas, las económicas, las de la organización del trabajo, las culturales, las de la sociedad civil, etc. Para el autor considerar la dimensión económica como exclusiva no seria adecuado dado que oficiaría como una suerte de “niebla” que nos impediría analizar y explicar el proceso como tal (2008:53).

No sé si es legítimo preguntarse ¿si los sujetos y territorios se globalizan?, pero si consideramos que es legítimo exigirnos reflexionar los territorios refiriéndonos necesariamente al proceso de globalización. Mejor dicho, vivimos tiempos en los que explicar la globalización conlleva a referirnos a: transnacionalización de empresas y capitales, división internacional del trabajo, uso intensivo de nuevas tecnologías en el proceso de industrialización y comunicación, reorganización de empresas, apertura de los mercados nacionales al comercio mundial, etc. En consecuencia, un proceso continúo de transformación y reorganización de las unidades territoriales.

El desenvolvimiento de la globalización y su lógica de reproducción se torna como una “presión” que rompe, se mezcla en las lógicas del territorio. Entonces se hace presente una segunda cuestión que es el proceso de localización de lo global, es decir cuando en los territorios se localizan empresas trasnacionales, desenvuelven tecnologías y comunicaciones, fijan redes de comunicación-circulación, etc. Sin embargo ello no significa una homogenización global de lo local, dado que los territorios y sociedades se integran a velocidades, transformaciones y presiones diferencialmente cualitativas. Es por ello que adquiere relevancia lo local en conexión con lo global.

Dicho esto, debemos entender que la globalización no es una fuerza espontánea ni mucho menos; en todo caso podemos pensarla como un encadenamiento entre reestructuraciones económicas, políticas gubernamentales. Transnacionalización de acciones y decisiones, progresos tecnológicos, reestructuración organizacional en los sistemas de comunicación y transporte. De esta forma, la globalización es vista y se dimensiona como una etapa actual que hereda un proceso mayor continuo de integración mundial en el que participan distintos niveles interescalares (local-regional-nacional).

Lorena Angélica Higuera

descargas para el texto “Reflexiones acerca del territorio en tiempos de globalización”
Texto completo

Mirá esta novedad

Hacia una geografía del alimento

Boletín de Estudios Geográficos N° 33  INTRODUCCIÓN El alimento, una de las principales razones por …